Elegimos el nombre ASKATASUNAREN BIDEA por ser el de la libertad un valor fundamental para el pueblo vasco, que compartimos plenamente. Valor fundado en el respeto, la solidaridad, el diálogo y el compromiso surgido del amor hacia el pueblo del que nos reconocemos parte.

San Miguel, provincia de Buenos Aires, República Argentina.

Para comunicarte con Askatasunaren Bidea podés escribirnos a askatasunarenbidea@gmail.com

PARA ACCEDER A LAS NOTAS ANTERIORES , bastará con clickear en "entradas antiguas", seleccionar un mes, y a partir de allí la nota que se desea leer.

martes, 6 de noviembre de 2012

HISTORIAS Y PERSONAJES DEL DEPORTE

JEAN BOROTRA, "LE BASQUE BONDISSANT"

Puestos a buscar en internet información sobre la conocida línea de autobuses de Ipar Euskal Herria y su logo, surgieron páginas que contaban la historia de este nombre. A él nos referiremos en esta oportunidad. 



"Le basque bondissant", tal era el sobrenombre con el que se conocía a Jean Borotra, un tenista que forma parte de la historia del deporte vasco, y cuya fama y reconocimiento ha trascendido incluso mucho más allá de las fronteras de Euskal Herria. 

Se trata de un celebre tenista vasco nacido el 13 de agosto de 1898 en Arbona, Lapurdi cuyo sobrenombre, "Le basque bondissant" _ "el vasco saltarín"_, hace referencia a su habilidad y rapidez en el juego. 

Sus logros deportivos incluyen ganar dos veces el campeonato individual de Wimbledon (1924 y 1926) y la final de caballeros en 1925, venciendo en esta oportunidad al célebre René Lacoste. Un año después ganó el Abierto de Australia y en 1931 el de Roland Garros. 

Junto con Lacoste, Cochet y Brugnon, integraba el conocido grupo de "los tres mosqueteros". Como queda claro, al igual que en la novela de Dumas, los tres eran en realidad cuatro.


"Los tres mosqueteros"
Su carrera como tenista fue prolongada, llegando a actuar en dobles hasta pasados sus 60 años. 


Según un comentario que la Enciclopedia Auñamendi, toma de la Enciclopedia de los Deportes de la Editorial Larousse: "Su ardor, su deportitividad le conquistaron el afecto del público mundial, y fue, mientras apareció_ incluso como veterano en los partidos de dobles _ el niño mimado de Wimbledon. Incomparable en la acción, lograba, gracias a sus facultades fuera de lo corriente ciertas pegadas _ su revés en particular _ imposibles de imitar. Parecía jugar siguiendo a su instinto e improvisando siempre pero conducía siempre su juego según una estrategia que, por no haber sido preparada de antemano, se adaptaba aún mejor a las circunstancias".

Se recuerdan gestos suyos como el de jugar con su txapela (boina) puesta y por obsequiar flores a las damas que le pedían un autógrafo. 


Pelota autografiada por Jean Borotra 

Aunque no es nuestro objetivo en este momento abordar su actuación fuera del deporte, diremos que tuvo también una actuación personal destacada durante el período de la Segunda Guerra Mundial. 

Su muerte se produjo en julio de 1994 en la ciudad que lo vió nacer, Arbona. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada