Elegimos el nombre ASKATASUNAREN BIDEA por ser el de la libertad un valor fundamental para el pueblo vasco, que compartimos plenamente. Valor fundado en el respeto, la solidaridad, el diálogo y el compromiso surgido del amor hacia el pueblo del que nos reconocemos parte.

San Miguel, provincia de Buenos Aires, República Argentina.

Para comunicarte con Askatasunaren Bidea podés escribirnos a askatasunarenbidea@gmail.com

PARA ACCEDER A LAS NOTAS ANTERIORES , bastará con clickear en "entradas antiguas", seleccionar un mes, y a partir de allí la nota que se desea leer.

domingo, 14 de julio de 2013

HISTORIA Y LITERATURA

NAVARRA POR DUMAS

Colaboración enviada por
 Raúl Rosas von Ritterstein
 desde  Gral. Pico,
 provincia de La Pampa



Nafarroa, arragoa.

El antiguo consejo de nunca despreciar un libro, ni el ínfimo de entre ellos, puesto que puede siempre guardar entre sus hojas un tesoro inesperado, no deja de revelarse acertado en innúmeras ocasiones. Henos aquí un día, repasando diversos tomos de aquellas maravillosas historias de Alexandre Dumas padre, yendo una vez de "Joseph Balsamo" a "Les louves de Machecoul", de "Les Quarant-Cinq" a "La guerre des femmes" otra. Relecturas por supuesto, que sirven entre otras cosas para recordar días y personas tiempo ya fenecidos y volver a vivir situaciones añoradas, como es privilegio de todos los viejos, en fin. Lo cierto es que bajo la manía “dumastique”, llegamos finalmente a algunas de sus obras que  nunca antes habíamos leído y por las cuales estábamos interesados desde hacía tiempo. Es entre otros el caso específico de “La reine Margot”, en donde el autor nos pinta novelísticamente con su habilidad de siempre el ambiente que rodeó la decadencia de los Valois desde la Saint-Barthélemy hasta la huida de Enrique de Navarra tras la muerte de Carlos IX y el apresurado retorno del futuro Enrique III de su "exilio" polaco. Y, ¡oh sorpresa!, he aquí que en una parte del libro, casi al inicio del capítulo XI, llamado “L'aubépine du cimetière des Innocents”, que salta ante nuestro asombro, una interesantísima reflexión de Dumas quien, no lo olvidemos, escribía el libro alrededor de 1845.


„Marguerite était ambitieuse, Marguerite avait vu presque une certitude de royauté dans son mariage avec Henri de Bourbon. La Navarre, tiraillée d'un côté par les rois de France, de l'autre par les rois d'Espagne, qui, lambeau à lambeau, avaient fini par emporter la moitié de son territoire, pouvait, si Henri de Bourbon réalisait les espérances de courage qu'il avait données dans les rares occasions qu'il avait eues de tirer l'épée, devenir un royaume réel, avec les huguenots de France pour sujets. Grâce à son esprit fin et si élevé, Marguerite avait entrevu et calculé tout cela. En perdant Henri, ce n'était donc pas seulement un mari qu'elle perdait, c'était un trône.”


El destacado es nuestro y, por supuesto, sobran las palabras. Si Navarra era tironeada de una parte por los reyes de Francia y por los reyes de España de otra, quienes pedazo a pedazo habían terminado llevándose la mitad de su territorio, es claro que Navarra no era ni Francia ni España. ¡Y estamos hablando -el autor está hablando-, de 1572!

Sobran las palabras, sí, ante declaraciones como esa, pero no alcanzan ni alcanzarán nunca para lamentar la suerte de Navarra, de la cual podemos con seguridad decir, al igual que en aquel romance tan famoso, “¡Dios, qué buen vasallo si hubiese buen señor!” No lo hubo y así le fue. ¿Llegará el día…?



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada