Elegimos el nombre ASKATASUNAREN BIDEA por ser el de la libertad un valor fundamental para el pueblo vasco, que compartimos plenamente. Valor fundado en el respeto, la solidaridad, el diálogo y el compromiso surgido del amor hacia el pueblo del que nos reconocemos parte.

San Miguel, provincia de Buenos Aires, República Argentina.

Para comunicarte con Askatasunaren Bidea podés escribirnos a askatasunarenbidea@gmail.com

PARA ACCEDER A LAS NOTAS ANTERIORES , bastará con clickear en "entradas antiguas", seleccionar un mes, y a partir de allí la nota que se desea leer.

jueves, 19 de diciembre de 2013

NUESTRA HISTORIA - PARA TENER PRESENTE Y NO OLVIDAR

EL "DOCTOR NAVARRO", TÍO DE SAN FRANCISCO JAVIER, 
 MARTÍN DE AZPILICUETA 



"El «Doctor Navarro» tío de San Francisco Javier, Martín de Azpilicueta, jurisconsulto y teólogo, fue célebre en Europa por su importante labor tanto en el terreno de la docencia universitaria como en el de las letras y derecho canónico. Nació en Barasoain, el día 13 de diciembre de 1492 y murió en Roma el 21 de junio de 1586.

En 1570, el Papa Pío V quiso nombrarlo cardenal, a lo que se opuso Felipe II. A. Lambert en su «Dictionnaire d´Histoire et Géographie Ecclésiastiques» da como razón de esta oposición la sospecha del monarca de que Azpilicueta fuera un partidario de la hija de Enrique II, reina legítima de Navarra, Juana de Labrit. 

El mismo Azpilicueta, en su divulgada autodefensa Carta Apologética al Duque de Alburquerque recoge las cuatro principales acusaciones que se le hacían:


1º.– Declarar injusta la posesión de Navarra por el rey de España.

2º.– Que el rey le odiaba y no le había dado ningún cargo en la Corte.

3º.– El ser navarro y perteneciente a una familia partidaria de los Labrit (Albre)t.

4º.– El ser amigo de Francia y de su cultura. 

Los principales artífices de su no nombramiento fueron el embajador de España en la Santa Sede, Juan de Zúñiga, y el cardenal Pacheco. En su lugar fue nombrado el arzobispo de Tarragona, Gaspar Cervantes. Dos años después, en 1572, el Papa deseó nuevamente nombrarlo cardenal; Felipe II escribió al embajador rápidamente: «si tal entendiese, lo procurase desviar por todas las vías posibles, por que no conviene en ninguna manera que éste sea cardenal», logrando impedir nuevamente el nombramiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada