Elegimos el nombre ASKATASUNAREN BIDEA por ser el de la libertad un valor fundamental para el pueblo vasco, que compartimos plenamente. Valor fundado en el respeto, la solidaridad, el diálogo y el compromiso surgido del amor hacia el pueblo del que nos reconocemos parte.

San Miguel, provincia de Buenos Aires, República Argentina.

Para comunicarte con Askatasunaren Bidea podés escribirnos a askatasunarenbidea@gmail.com

PARA ACCEDER A LAS NOTAS ANTERIORES , bastará con clickear en "entradas antiguas", seleccionar un mes, y a partir de allí la nota que se desea leer.

miércoles, 14 de octubre de 2015

LA PENA DE LA VERGÜENZA PÚBLICA EN NAVARRA

Artículo del blog de Mikel Burgi
http://ujue-uxue.blogspot.mx/

“En un anterior capitulo me limité a hablar de un lugar de Uxue donde probablemente pudo ejecutarse la pena de vergüenza publica y a mencionar un cepo que hubo en la cárcel de nuestro pueblo y del que hay constancia escrita.

Traté de informarme en la Enciclopedia Auñamendi y en la Gran Enciclopedia Navarra. En ellas encontré cumplida información sobre el castigo de la vergüenza pública y de cómo se ejecutaba dicha pena en Navarra.

A la vez me di cuenta de que el tema daba para aquel y para este nuevo capitulo”.


La pena de vergüenza pública.

La exposición a vergüenza pública podía ejecutarse de dos maneras:

1. Paseo infamante por las principales calles de la localidad que en muchas veces era el preludio para ejecutar la pena de muerte, cosa que también se hacía en público.

2. Exposición escarnecedora del penado en un lugar frecuentado ante la mirada de los vecinos.

Con la sola exposición del reo atado con una argolla a la picota o mostrarlo sujeto a un cepo durante un tiempo determinado, indefenso ante las burlas de los demás, ya era suficiente para que una persona quedase afeada y deshonrada para toda su vida ante todo el vecindario.

A veces, para que el castigo fuese visible a perpetuidad, también azotaban y desorejaban al reo o lo marcaban a hierro candente.



Los lugares donde se ejecutaba la pena de exposición pública.

En la Edad Media, horcas y picotas se levantaban en las encrucijadas, a la salida de los pueblos. 
El ir a las afueras del pueblo para ahorcar a alguien era como expresar que al reo ya no se le consideraba vecino.
Y que fuese en un cruce, porque aunque siendo descampado eran lugares de mayor afluencia de caminantes.

La pena de vergüenza pública en el interior de las poblaciones.

El hecho de condenar a alguien a una pena de exposición pública dentro de una población era más efectivo que hacerlo en el campo. 
Preferentemente se hacía en la plaza donde se hace el mercado o en las proximidades de la iglesia en horas de misa y el reo quedaba expuesto a las burlas de todos... 

¿Que era la picota?
En un principio recibía el nombre de picota (en Navarra pelleric, pellerique) una columna de piedra dotada de argollas y garfios, que se erigía en las afueras de los pueblos, en el mismo lugar donde se ejecutaba la pena de muerte, y se usaba para exhibir las cabezas decapitadas de los ajusticiados.
La columna de la picota estaba sobre una plataforma de varias gradas. para que el reo pudiera ser visto aun habiendo mucha gente alrededor.

Los pelleriques.
En un principio, en Navarra se le llamó "pellerique" a la argolla de hierro que servía para atenazar por el cuello a los reos condenados a la vergüenza pública. 
Como dicha argolla estaba sujeta a un lugar de amarre, posteriormente se le llamó pellerique a todo el conjunto de argolla, cadena y al lugar de amarre que no tenía por qué ser necesariamente una columna.
Durante el antiguo régimen, ver la columna de la picota dentro de una población era de por sí recordatorio de que allí se tenía la facultad de ejercer ese castigo y un aviso para cualquier forastero malandrín.

Los pelleriques, o picotas se trasladan al centro del pueblo cuando se empieza a utilizar la vergüenza pública como respuesta a delitos no merecedores de la pena de muerte pero sí de castigo aleccionador.
Merecía estar en el pellerique quien cometía acciones fraudulentas, hurtos, robos, el que injuriaba y levantaba falsos testimonios, quien hacía vida licenciosa….

Unos ejemplos:

Pamplona. En 1346 el almirante del Burgo de San Cernin condenó a un hombre por vender trigo por encima del precio establecido a permanecer durante dos días en el "piloric".

Olite. En 1336 el doctor en leyes y procurador real Jacques Licrás fue condenado por haber acusado falsamente, a ser expuesto al "pilloric" a son de clarín hasta el mediodía, y para evitar que "ningún non le fis (hiciese) villanía en su persona", se puso una guardia alrededor del "pilloric" durante ese tiempo.

Olite. En 1337 Pedro de Lana fue "puesto en la plaça [de Olite] en un pilar alto porque todos lo uyesen, et fincó aylly thodo el día esnuo (desnudo) por menudos furtos que auía fechos".

Pamplona. En 1393 según una ordenanza real dada a los alcaldes del Burgo, Población y Navarrería de Pamplona, los blasfemos podían ser condenados a cárcel, azotes y a ser expuestos en el "peleric" con una argolla al cuello.
Según la misma ordenanza, esta pena de vergüenza podía imponerse durante un día o más a los ladrones de "ceppas, sarmientos, agraz, huvas o otras fruytas de vergeres (huertos) o de otras heredades".

Peralta. Puente la Reina. En 1412, el monarca concedería licencia a Peralta y a Puente la Reina para reedificar sus antiguos “pelleriques” para reprimir y corregir los comportamientos de jóvenes que andaban vagabundos y a personas “no temientes a Dios ni a la justicia que hurtaban agraz, uvas, olivas, peras e todas frutas e hortalizas, e gallinas e pollos".

Lesaka. Las ordenanzas de Lesaca de 1429 se refieren a los acusados de falso testimonio y mandan que sean colocados en pellerique, azotados y luego desterrados; asimismo los blasfemos "sean puestos en pilliric enclavados de las lenguas”. (¿el pilliric era de madera como para poder clavar la lengua?)

Tudela. El 12 de agosto de 1574 se prohíbe coger frutas en las heredades ajenas, y los reincidentes, "serán puestos en la picota junto con la fruta robada"; el 25 de marzo de 1585 se prohíbe coger leña de los olivares y rebuscar olivas sin licencia del municipio bajo la pena de cuatro ducados y ocho días de cárcel, y si no tuviera bienes "será expuesto a la vergüenza pública en la picota permaneciendo en ella cuatro horas".

En el pelloric por deudas no pagadas
El empleo de la pena de vergüenza como acicate para el pago de las deudas también se utilizó en Navarra:

Estella. El preboste de Estella, Bernat de Bunos, establecía en 1343 que aquél que no pudiera hacer frente a sus deudas "auíanlo a poner el pelloric".

Pamplona. Una labradora de Pamplona fue condenada en 1400 a una multa de diez libras por proferir las palabras "puta prouada y adúltera” contra otra mujer. Se le indicó que en caso de no pagar esa suma en el plazo de quince días sería expuesta en el "pelorth".

La columna de la picota no era el único instrumento donde ejecutar la pena de vergüenza pública.

Los utillajes para ejercer la pena de exposición a vergüenza pública fueron muchos. Puede decirse que las picotas, también llamadas rollos, eran las más usuales, pero valía cualquier poste, cualquier otro soporte permanente donde se pudiera inmovilizar al preso.
Sin olvidar los conocidos cepos para pies, para manos y cabeza….argollas ... grilletes...
















Cruces de término o humilladeros.

Los cruceros o cruces de término consisten en unas gradas en cuyo centro se colocaba una columna rematada por una cruz con el fin de fomentar la piedad de los caminantes (por ejemplo nuestra Cruz del Saludo de Uxue). 
En otros lugares a estos cruceros se les llama humilladero porque según dicen, el que por allí pasaba debía arrodillarse para rezar demostrando no ser hereje, ni judío, ni musulmán...

Que los cruceros estén sobre unas gradas los asemeja en cierta manera a las picotas.

Se cuenta que hay casos en que las columnas de las antiguas picotas de las encrucijadas se convirtieron en cruceros al poner sobre ellas una cruz...

También se dice que muchos cruceros se erigieron cerca de las horcas y otros patíbulos para motivar la piedad cristiana y rezar por los ajusticiados...

Ante ello, recordar que un lugar próximo a la Cruz del Saludo de Ujué se le llamó Urkamendia, palabra que en euskara significa alto de la horca, pero que también se utilizaba para denominar al patíbulo de la horca.

Pequeñas ermitas u oratorios a los que en Navarra se les llama "humilladero".

Como hemos dicho antes, hay regiones en las que a la cruz de término sin cubrir (como nuestra Cruz del Saludo) se le llama humilladero.

También se le llama humilladero a cualquier ermita pequeña abierta por sus cuatro costados (por ejemplo por medio de cuatro columnas o cuatro arcos, con un techo que la cubre) aunque lo que allí se venere no sea la Cruz, sino la Virgen o algún otro santo.

Navarra cuenta con unas cuantas "ermitas - humilladero" entre las que cabe destacar las de Saragüeta, Ochagavía, Huarte, Fitero, Tudela, Allo, Aramendía, Eulate, Zúñiga, Cabredo y Aras. 

Por recibir tal nombre, hay quien piensa que en el sitio donde están dichas "ermitas- humilladero" pudo haber, en tiempos más lejanos, un patíbulo para exponer a los reos en el humillante castigo de vergüenza pública…

Nota final. Las picotas para exponer a los condenados a vergüenza pública quedaron en desuso tras la abolición de esa denigrante pena a principios del siglo XIX por las Cortes de Cádiz.
Los cepos de madera y grilletes se siguieron utilizando dentro de las cárceles como castigo añadido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada