Elegimos el nombre ASKATASUNAREN BIDEA por ser el de la libertad un valor fundamental para el pueblo vasco, que compartimos plenamente. Valor fundado en el respeto, la solidaridad, el diálogo y el compromiso surgido del amor hacia el pueblo del que nos reconocemos parte.

San Miguel, provincia de Buenos Aires, República Argentina.

Para comunicarte con Askatasunaren Bidea podés escribirnos a askatasunarenbidea@gmail.com

PARA ACCEDER A LAS NOTAS ANTERIORES , bastará con clickear en "entradas antiguas", seleccionar un mes, y a partir de allí la nota que se desea leer.

lunes, 16 de julio de 2012

500 AÑOS DE INVASIÓN, 500 AÑOS DE MEMORIA




500 AÑOS DE INVASIÓN, 500 AÑOS DE MEMORIA.

El próximo 25 de julio, se cumplen 500 años de la invasión injustificada del reino de Navarra por el reino de Castilla.

Pero la decisión de atacar Navarra fue un emprendimiento personal de Fernando de Aragón, pues el pueblo y las Cortes castellanas habían perdido todo su peso (hecho permanente después en la historia española).

Fernando II rey de Aragón y Sicilia, tras la conquista del reino nazarí de Granada (1492) comenzó a titularse rey de “Las Españas”, pues entonces gobernaba también el reino de Castilla, lo que hizo de forma definitiva tras recluir en Tordesillas a su propia hija Juana “La Loca” en 1509, la verdadera reina de Castilla tras la muerte de su madre Isabel I “la Católica” acaecida en 1504, todo ello pese a contar Fernando con la oposición de la nobleza castellana.

Tras la muerte de Isabel I “la Católica”, Fernando II de Aragón se casó con Germana de Foix, pariente de los reyes navarros, hermana del rey consorte Gastón de Foix muerto en abril de 1512, poco antes de la invasión, pero que no poseía derechos sobre el reino navarro, pues los derechos sobre la Corona Navarra eran de su mujer Leonor (en Navarra nunca hubo “Ley Sálica” de origen franco que impedía heredar a las mujeres). Fernando II de Aragón tenía, por tanto, la pretensión de conquistar y asentar después la corona Navarra mediante un hijo con Germana de Foix que justificara su invasión y la continuidad de la corona ante los navarros.

Fernando II de Aragón será conocido por los historiadores navarros como “el Falsario”, ya que para justificar la invasión española del Estado de Navarra, no dudó mandar falsificar varias bulas papales (él era analfabeto), con las cuales pretendía excomulgar a los reyes de Navarra. El 17 de julio de 1512 ya había mandado falsificar un supuesto Tratado de Blois, por el que se les atribuía a Francia y Navarra acuerdos perniciosos contra Castilla; el Tratado realmente se firmó un día después, el 18 de julio, y en él, Navarra se mostraba neutral ante una posible guerra entre las poderosas Castilla y Francia.

El clérigo Miguel Ulzurrun, fue el autor del falso Tratado de Blois, luego compensado tras la ocupación militar del reino con la alcaldía de Pamplona. Con estas falsificaciones, Fernando “el Falsario”, preparaba al mundo para aceptar la invasión militar del reino de Navarra y la posterior represión contra su población.

La invasión comenzó con una mentira más: Fernando II de Aragón se alió con su yerno Enrique VIII de Inglaterra prometiendo ayudar a los ingleses a recuperar la Guyena, que era como llamaban entonces a la parte occidental de Gascuña-Aquitania, la cual los ingleses habían perdido en el siglo XV tras la Guerra de los Cien años contra Francia (finalizada en 1451), para lo que solicitó el paso de sus tropas por Navarra al rey Juan de Albret o Labrit.

Juan de Albret no se fiaba de Fernando y se negó al paso a las tropas, en realidad no le hacía falta, bien podían hacerlo a través de las tierras invadidas de Alaba, La Rioja, Bizkaia, Gipuzkoa y las suyas de Aragón para llegar a Aquitania.

Quedó en manos de Fadrique Álvarez de Toledo, duque de Alba, llevar a cabo la invasión que salió de Agurain-Salvatierra (Alaba) el 19 de julio, pero en lugar de utilizar la ruta que conducía a Aquitania como prometió a los ingleses, tomó con su ejército Pamplona-Iruña el 25 de julio de 1512, sin previa declaración de guerra, con ayuda de los naturales beamonteses.


Inmediatamente Fernando II de Aragón, instaló su corte en Logroño, desde donde dirigió la conquista y posterior destrucción de lo que quedaba de Navarra. Nunca pisaría la parte recién invadida del reino de Navarra por miedo a un nuevo alzamiento de la población.

Los 10.000 ingleses enviados por el rey inglés Enrique VIII habían desembarcado en Pasaia, Gipuzkoa, pues la orden era hacer uno con las tropas castellanas y emprender la batalla contra los franceses que ocupaban Baiona.

Al darse cuenta los ingleses que el rey aragonés los estaba utilizando para mantener ocupados a los franceses mientras invadía Navarra, levaron anclas, no sin antes cometer numerosos saqueos en San Sebastián, Irun, Hondarribia, Renteria, Hernani y Oiartzun.

Enrique de Inglaterra, consciente del engaño de Fernando, reconoció en una carta enviada al Habsburgo Maximiliano I, emperador del Sacro Imperio Romano: “gracias a mi auxilio conquistó el rey de España el reino de Navarra”.

El Duque de Alba sitió Pamplona con 15.000 soldados. Con el duque español iban 2.500 jinetes, 12.000 infantes, 1.500 lanzas y 20 piezas de artillería que habían estado concentrados en Vitoria-Gasteiz, villa fundada tres siglos antes por Sancho VI el Sabio de Navarra.

Navarra contaba en ese momento con una población aproximada de 100.000 personas y su capital, desprovista de murallas, de entre 6.000 y 10.000 habitantes. Las Cortes de Navarra “hicieron el llamado a los apellidos”, convocando a 300 caballeros y 4.000 soldados para defenderse de la invasión. Las fuerzas invasoras eran muy superiores a las defensoras. El pueblo navarro apoyó unánimemente a sus reyes naturales, tal y como lo recogen las Actas de las Cortes de Navarra de 1511 y 1512.

El rey de Nabarra Juan III de Albret o Labrit tuvo que huir ante la superioridad del ejército imperial español a pesar de los numerosos levantamientos a su favor en toda la Navarra libre(Estella, Tudela, Monjardín, valles pirenaicos etc.).

En esta lucha de David contra Goliat, varias fueron las intentonas de reconquista con escaso éxito. En 1512 la resistencia. En 1516 una primera tentativa, de limitado fruto, y de nuevo en 1521 el postrer conato de reconquista.

El juramento de fidelidad fue norma obligada desde Fernando Trastámara. Se obligó a jurar con coacciones para poder residir en Navarra, conservar los bienes y la hacienda en su tierra, y mantener los puestos y oficios. En la multitud de documentos a consultar se comprueba que, quienes optaron por la resistencia, no se citan como navarros: fueron infieles, excomulgados, cismáticos, amigos de los franceses, venidos con ellos, incursos en crimen de lesa majestad, desobedientes, rebeldes, etc.
Es decir que para ser tratado como navarro, había que haber jurado lealtad y obediencia al rey "natural", el católico o luego a su nieto, el César. Fue la forma de eliminar resistentes de su posición social, doblegando voluntades mediante la coacción de exigir el juramento. Un acto elevado a necesidad para ejercer oficios y poder disponer de los bienes y hacienda sin el temor de que pudieran ser confiscados.

Se desconoce el número de los ajusticiados en cada momento de las represiones, paralelas a los intentos de recuperación de la libertad del reino y los que en consecuencia de la persecución, hubieron de elegir el exilio. Caído el castillo de Amaiur, aún combatía el párroco de Almandoz en guerrilla, frenando los suministros a las tropas establecidas el año 1524.

Familias enteras no volvieron a Navarra. Algunos perdones se otorgaron previo reconocimiento personal de culpa de los perdonados, aceptando las condiciones de obediencia.

Tratamos de mantener el recuerdo de quienes lucharon a favor de la liberación de Navarra, ya que su memoria ha sido olvidada, y es de justicia recuperarla del olvido.

ASKATASUNAREN BIDEA
6 de julio de 2012,
San Miguel, Provincia de Buenos Aires, Argentina




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada