Elegimos el nombre ASKATASUNAREN BIDEA por ser el de la libertad un valor fundamental para el pueblo vasco, que compartimos plenamente. Valor fundado en el respeto, la solidaridad, el diálogo y el compromiso surgido del amor hacia el pueblo del que nos reconocemos parte.

San Miguel, provincia de Buenos Aires, República Argentina.

Para comunicarte con Askatasunaren Bidea podés escribirnos a askatasunarenbidea@gmail.com

PARA ACCEDER A LAS NOTAS ANTERIORES , bastará con clickear en "entradas antiguas", seleccionar un mes, y a partir de allí la nota que se desea leer.

viernes, 13 de julio de 2012

LA SOLANERA LANZA SU RÉPLICA HISTÓRICA DEL 1512 Y SE ARMA DE CABALLEROS Y HEROÍNAS QUE NO OLVIDAN QUE FUE UNA CONQUISTA

El ambiente
Martes, 10 de Julio de 2012


Este es el Reino de Navarra



La solanera lanza su réplica histórica del 1512 y se arma de caballeros y heroínas que no olvidan que fue una conquista







Esta mocina, los auténticos reyes de Navarra, trajinando a gusto la banderola de esta tierra.





No hubieran dado abasto. Si la Policía se llega a poner ayer al asunto con la fiereza que interviene en el graderío Sur de ese campo de fútbol que siempre se llamará El Sadar, donde a comienzos de este año se multó a un muchacho por portar una camiseta con el arrano beltza, 3.000 eurazos que le cayeron por la zamarra y ni un vistazo que pudo echar del partido al que había acudido (gracias que era contra el Zaragoza, poco rival).

PAMPLONA. Pues lo dicho, si las fuerzas del ¿orden? llegan a emplearse ayer por esas minucias en la solanera de la plaza, no dan abasto. Se ponen a multa por aquí y allá y recaudan más dinero que lo que se sacaba Barcina haciendo dietas en Caja Navarra. Porque ayer quedó claro que el arrano beltza no es un águila despiadada que haga ningún mal a nadie. Ayer, el símbolo lo portaban medio centenar de mozos porque es una cosa antiquísima de la Navarra de antes. Junto a ellos otros tantos iban disfrazados con coronas, escudos, almózares, yelmos, calzones de lino y banderolas del vetusto Reino, ese que un día dejó de serlo muy a su pesar, que fue subastado por aquel Beaumont con pocas agallas y luego conquistado por las tropas de Castilla y Aragón.

A las peñas, a las que se les puede achacar de todo menos de falta de memoria (orgulloso debería de estar Iribas), les lució ayer la vena histórica, recuperaron la raigambre y sacaron brillo a los trajes medievales para que se recuerde bien lo que fuimos, somos y seremos más allá de los sesudos y maquiavélicos estudiosos. Porque como sabrán ustedes, la historia la suelen contar los vencedores y a veces la cuentan muy mal. Así que los peñistas hicieron lo que ya vaticinaba la copla de Monteagudo, formaron una guerrilla para marchar adelante y sentaron sus reales al sol y recordaron al personal que este aquí no debería ser un año cualquiera. Porque Navarra nunca fue un reino cualquiera y aquí, a lo que queda del ducado de Alba, le habrían saltado los colores.

Cinco siglos después, cinco, la conquista tomó forma en el tendido con aliados inesperados, como el pulpo Paul danzando a su rollo por la barrera, Barricada tronando de fondo y un peñista, haciendo de majorette equilibrista, que se paseaba por el murete avivando el cotarro. También Osasuna, club que estaba a 409 años de nacer después de las judiadas aquellas del Católico, se dejó ver con fuerza en la marejada entre las cadenas del Reino.

Para dejar clara la raigambre de la corrida y de sus gentes, eso de que todo se queda en casa, el estellés Marco se llevó a casa una merecida oreja y los batalladores de Sol lo celebraron con jolgorio como si hubiera marcado un gol Puñal. También el tafallés Pablo Simón protagonizó unos segundos tensos durante la tarde, volando por los aires por culpa de Alocado cuando le sacaba del picador. Todo eso quedó y se vio en el Reino que fue y siempre será.



Para ver más fotos te invitamos a visitar el siguiente link :
http://www.noticiasdenavarra.com/2012/07/10/especiales/sanfermines-2012/este-es-el-reino-de-navarra

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada