Elegimos el nombre ASKATASUNAREN BIDEA por ser el de la libertad un valor fundamental para el pueblo vasco, que compartimos plenamente. Valor fundado en el respeto, la solidaridad, el diálogo y el compromiso surgido del amor hacia el pueblo del que nos reconocemos parte.

San Miguel, provincia de Buenos Aires, República Argentina.

Para comunicarte con Askatasunaren Bidea podés escribirnos a askatasunarenbidea@gmail.com

PARA ACCEDER A LAS NOTAS ANTERIORES , bastará con clickear en "entradas antiguas", seleccionar un mes, y a partir de allí la nota que se desea leer.

jueves, 13 de septiembre de 2012

ARQUITECTURA RELIGIOSA

LA BASÍLICA DE NUESTRA SEÑORA DE ARANTZAZU
(OÑATI, GIPUZKOA)

EL INICIO DE LA CONSTRUCCIÓN



Fue en el año 1950, siendo provincial Pablo Lete, que se publicaron las bases del concurso para la construcción de la nueva basílica. Se presentaron catorce proyectos, pero fue el de Francisco Javier Sáenz de Oiza y Luis Laorga el seleccionado. El fallo de los jurados dijo por entonces “es el anteproyecto que reúne mayor número de estas condiciones (…), que tiene a la vez un profundo sentimiento religioso, moderno, es decir una arquitectura actual que si no entronca en aquellas arquitecturas tradicionales tan extendidas por el País Vasco, se halla dentro de una gran corriente de arquitectura religiosa moderna”. Fue así que el 9 de septiembre de 1950, festividad Nuestra Señora de Arantzazu, se colocó la piedra fundamental.

Con unos cuantos meses de retraso, la nueva Basílica fue bendecida y abierta al público el 30 de agosto de 1955, pero una vez concluida la parte arquitectónica, llegó el momento de su decoración. Los responsables de hacerlo eran: Jorge Oteiza, encargado de las esculturas; las pinturas de la cripta, por Néstor Basterretxea; el ábside, Carlos Pascual de Lara, las vidrieras, Javier Álvarez de Eulate y las puertas Eduardo Chillida.

LA FACHADA


Al conocerse el proyecto de Oteiza el obispado pidió ver los bocetos, a los que reenvió a Roma. El escultor, en tanto, siguió trabajando en la realización de los apóstoles que la decorarían. Luego llegó la prohibición de su obra, con lo cual su obra permaneció durante 14 años en depósito. Años después, con nuevo obispo y las consultas realizadas por año, más la difusión que se le dio en la prensa, hicieron que hubiera un replanteo del tema y finalmente las esculturas que representan a los apóstoles fueron finalmente acabadas y colocadas. A ellas se le sumó el grupo escultórico de la Piedad. En referencia a este momento dijo el propio Oteiza: “aquella oportunidad que se me presentaba de poder transmitir mi personal mensaje religioso y vital al enorme muro exterior y frontal de la gran Basílica de Euskal Herria; el mayor honor y la mayor felicidad de mi pobre vida”.


Las figuras de la fachada consisten en una virgen sin manto, sin adornos, casi sin rasgos fisonómicos y los Apóstoles, catorce figuras que nada tienen que ver lo que se podría considerar lo clásico de aquel momento.

Dice también Jorge Oteiza: “Es un solo tema el que se expresa en la fachada exterior: el de la salvación religiosa y sobrenatural. El conflicto entre el cuerpo, atado a la muerte, y el alma cristiana obligada al amor y a la caridad. Respecto a los Apóstoles, se han eliminado todas las características particulares que pudieran distraer la expresión directa y rotunda del tema religioso que se trata de expresar. Ninguno de los apóstoles pronuncia su nombre (no dicen: “soy Matías, soy Juan...”), pero todos repiten que son imagen de la Imagen suprema del amor y de la caridad que fue Cristo, que vivió y murió entre nosotros para enseñárnoslo. Estos apóstoles imaginan y enseñan esto. La Virgen en su Asunción está como guiándoles y sosteniéndoles”.


Los apóstoles son catorce y están hechos en piedra caliza, la misma de las montañas en la cual está enmarcada la basílica. La secuencia de los mismos es simétrica. Entre los apóstoles del friso y la Piedad que tiene a su hijo muerto frente a ella en el suelo, Entre la piedad y los apóstoles hay una pared a la que, dice el escultor hay que mirar con los ojos del corazón para descubrir que realmente no existe: “La pared vacía está llena de pensamientos mítico-espirituales. Con una mirada estético-espiritual el espectador puede llegar a ver lo invisible”.

LAS PUERTAS




Para realizarlas se valió de chatarra y desechos industriales del puerto de Zumaia y una láminas de la empresa recogió chatarras y desechos industriales del puerto de Zumaia y unas láminas de una empresa metalúrgica de Legazpia, perteneciente a Patricio Echeverría. Los materiales utilizados representan así la pobreza y la austeridad propia de la orden franciscana.



Parte de la originalidad consiste en que las puertas están casi sumidas en la tierra tras el descenso de una empinada escalinata y que “sugieren el ingreso al mundo de las regiones subterráneas”. Forman así un collage en el que se da la superposición de chapas con diferente bruñido. Si bien prima lo abstracto, aparecen el sol, la luna, algún tronco de espino y algunas cruces. Se diría que las puertas son en si mismas esculturas y son de hecho las únicas obras vinculadas a la basílica que no fueron prohibidas.

LAS VIDRIERAS
Dijo Javier Álvarez de Eulate: “He querido hallar la forma y color, en combinación estética que facilite clima de oración, de elevación espiritual. No he querido hacer catecismo en mis vidrieras”. Y agregó: “Son composiciones en que las líneas se entrecruzan formando espacios que el color define en claros y oscuros por rigurosa alternancia dentro de una armonía de azules, verdes, violetas y algún chispazo rojo. Fundamentalmente son composiciones abstractas pero con ciertas sugerencias figurativas: formas que recuerdan el espino de la aparición y trozos del paisaje montañoso de Arantzazu que se transfiguran a los huecos irregulares donde se sitúan los cristales y tiñiendo la mampostería de la iglesia de una luz misteriosa azulada”.


Las vidrieras fueron confeccionadas en Metz (Francia) de acuerdo con lo diseñado por Álvarez de Eulate. La técnica seguida es la del hormigón que consiste en colocar teselas de cristales gruesos de color incrustados en el cemento.

EL ÁBSIDE

Luego de analizarse los diez proyectos que se presentaron a concurso, fueron seleccionados por unanimidad los de Carlos Pascual de Lara, quien pintaría el ábside y el de Néstor Basterretxea, que se encargaría de la cripta. Tiempo después llegó desde Roma la orden que confirmó la decisión que el Obispo de San Sebastián, Jaime Font Andreu, de prohibir la decoración bajo la explicación de que no se ajustaba “a los cánones artísticos establecidos”. Años después se retomó la obra, pero estando ya muerto Lara debió realizarse un nuevo concurso y fue así elegido Lucio Muñoz.

EL CAMARÍN
Su función es permitir ver la imagen de la virgen. Pasaron treinta años desde la polémica que se generó en torno a los bocetos de Basterretxea, sin embargo, no menos complejo fue que se aceptaran los murales de Egaña, en los que se podían apreciar desnudos masculinos y femeninos. La explicación era que estaban basadas en el Libro de Job, donde el tema central es el sentido del dolor. La obra consiste en ocho paneles con murales que se pueden agrupar en cuatro conjuntos temáticos: la Creación, el Mundo, la Salvación y el Apocalipsis y la Esperanza.

LA CRIPTA




Luego de años de prohibición Néstor Basterretxea retomó en los años 80 la decoración. El tema fue la evolución desde la mitología al cristianismo. La composición consta de 18 murales, plenos de color y sobre todo formas. Los nueve primeros murales representan al ser humano ante la creación y los nueve restantes al ser humano desde la resurrección de Cristo.

MISTERIO

Tal es el nombre del edificio que se encuentra entre el Centro Cultural Gandiaga Topagunea y el Santuario. Se lo define como un “espacio de remanso, silencio, mirada interior, escucha de las voces secretas que guarda nuestro interior...”

A la entrada se encuentra la imagen de un fraile franciscano, realizado por Jorge Oteiza, que ofrece a quien lo visita la Andre Mari y su Hijo. En su interior se encuentran otros símbolos que tienen que ver con la vida, con la búsqueda interior: el espino que brota de la tierra humedecida, en la gruta que se recoge bajo la roca. Hay una larga cadena de rostros: peregrinos del pasado y del presente. No se puede pasar aprisa. Hay que sentarse, quedarse unos minutos, oír palabras que tienen que ver con nuestros deseos íntimos. Tu propio interior y los testigos te acompañarán en tu búsqueda y, a lo mejor, te atrapa el Misterio.”




Nota de Askatasunaren Bidea: para profundizar el tema y ver imágenes más detalladas de la Basílica de Nuestra Señora de Arantzazu, les sugerimos visitar el siguiente enlace: http://www.arantzazukosantutegia.org/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada