Elegimos el nombre ASKATASUNAREN BIDEA por ser el de la libertad un valor fundamental para el pueblo vasco, que compartimos plenamente. Valor fundado en el respeto, la solidaridad, el diálogo y el compromiso surgido del amor hacia el pueblo del que nos reconocemos parte.

San Miguel, provincia de Buenos Aires, República Argentina.

Para comunicarte con Askatasunaren Bidea podés escribirnos a askatasunarenbidea@gmail.com

PARA ACCEDER A LAS NOTAS ANTERIORES , bastará con clickear en "entradas antiguas", seleccionar un mes, y a partir de allí la nota que se desea leer.

viernes, 28 de septiembre de 2012

POESÍA VASCA


LAUAXETA (1905-1937)

Lauaxeta era el seudónimo del periodista y poeta Esteban Urkiaga, quien había nacido el 3 de agosto de 1905 en Laukiz, Bizkaia.

Mientras cursaba sus estudios en los colegios de la Compañía de Jesús de Durango, Loiola (Azpeitia) y Oña, coincidió con Jokin Zaitegi, Andima Ibiñagabeitia y Pío Montoya. 

Fue a propuesta del profesor Estefanía, que el grupo tradujo al euskera obras de varios escritores y filósofos clásicos latinos, entre los que se encontraban Cicerón, Sófocles y Tucídides.

En 1928, comenzó a colaborar con Orixe en la edición de la página en euskera del diario "Euzkadi". Participó como responsable de la misma a partir del año 1931. Desde allí también trabajó para la difusión de contenidos culturales, literarios y de actualidad.

A nivel político, su capacidad para la oratoria, hizo que se destacara como orador del nacionalismo.

En su faz creativa, se acercó a la poesía romántica, el modernismo y del simbolismo francés, de las que se nutrió.

Entre sus obras se encuentran dos libros de poesía, Bide barrijak y Arrats beran y dos obras de teatro, Asarre aldija y Epaiya. Así mismo,  tradujo Balbeak, de Maeterlinck e Iru gudari, de Manu de la Sota.

Al decir de los críticos en su obra poética, se observa un lenguaje poético no directo, pleno de sugerencias y simbolismos. Se lo considera también un innovador de la poesía vasca,  tanto por el lenguaje que emplea, como por las temáticas abordadas.

Su final está unido al dolor del pueblo vasco, ya que pocos días después del bombardo de Gernika, fue detenido y fusilado por los nacionales, en Vitoria, el 25 de junio de 1937.

Para acercarnos aún más a Lauaxeta, creemos que nada mejor que leer su poesía  “¡A la mar!”. Es por ello que la acercamos imaginando cuánto de rico se obtendrá de su lectura y la reflexión que surja, vinculada al mensaje que nos transmite. 


¡A LA MAR!
                                                                      Lauaxeta, 1931

Desnudo en la proa del barco, piloto de altura,
surco los mares por senderos desconocidos.
¡Dejad todo en tierra! —nos persigue el peligro—,
Nuestro sueño es encontrar nuevas tierras,
De nuestras lágrimas están hechos los lodos que dejamos atrás.
Buscad nuevos horizontes
                                        donde podamos respirar.
Los hombres nos atan con sus fútiles pretextos,
y las ansias de libertad mueren cruelmente.
¡Adelante! Ved al norte los helados montes de nieve,
y los palacios de hadas en frías islas.
Os llevaré:
                        —velas henchidas al viento—
sobre mis ojos brilla la esperanza.
La inquietud de la raza pide nuevos rumbos:
estuvo demasiado atada a tierra.
                                                     ¡Ampliad los horizontes!
Hermoso es este espacio para las proezas heróicas,
insigne bronce para grabar toda clase de letras.
¡Cómo te ama mi pueblo, bravo mar nuestro!
A tu regazo venimos, la tierra se nos queda pequeña.
¡Maestro de energías,
                                        despeja nubes y brumas!
No buscamos ballenas, sino ideas vírgenes.
La aurora muestra su nuevo manto de oro.
Aquí venimos sedientos de sabiduría.
En tierra no éramos capaces de soñar,
sobre la mar se refleja lo más alto.
¡Bravío mar nuestro!
                                 Bogadores de ideas,
saludamos a la luz de los mares.
Domas los cuerpos, y más aún las mentes:
como en nosotros, en tí siempre vive una inquietud.
¿Quién conoce tu calado?
                                         ¡Eres misterio impenetrable!
Espanto de los cobardes es el bramido de la tormenta.
Sólo los vascos se atreven en tu infinito seno,
en el fondo de sus ojos derramaste osadía.
Tú forjas luchadores, dorsos de bronce,
Músculos en tensión, muslos de hierro
—Tentadores manjares para un antropófago...—
Abrénos, infinito mar, las puertas del cielo.
En tí va la muerte, en tí va el amor.
Para este recio pueblo, tú eres el futuro.
Aunque no nació aquí la bella Afrodita
ni tenemos sirenas, somos nuevos Odiseos,
somos jóvenes pioneer, como nuestra raza.
Tu siempre guardas el temblor de una sonrisa.
Pero sacudes tu melena como un león.
¡Mar de los vascos!
                          ¡Impetu y vigor!
¡Adelante, siempre adelante!

                                Desnudos en la proa del barco.
Abiertos los corazones al beso de todos los vientos.
Esta navegación no termina con la vida,
quien se embarca en ella no vuelve nunca.
Dejad los lamentos en tierra, que se queden los pusilánimes.
Nuestras obras precisan de quienes miran al futuro.
Los cielos están limpios, los ojos brillan de alegría.
Sobre la mar van las canciones del mañana...
Recorramos de nuevo la cintura del planeta,
no sobre la espuma, no con vanos esfuerzos, sino en las ideas.
Que la esperanza guíe la nave de los vascos
Hasta la alta claridad donde reinan las almas.


Traducción: Lauaxeta / Koldo Izagirre
Versión original: ITXASORA!



Propuestas de lectura ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada