Elegimos el nombre ASKATASUNAREN BIDEA por ser el de la libertad un valor fundamental para el pueblo vasco, que compartimos plenamente. Valor fundado en el respeto, la solidaridad, el diálogo y el compromiso surgido del amor hacia el pueblo del que nos reconocemos parte.

San Miguel, provincia de Buenos Aires, República Argentina.

Para comunicarte con Askatasunaren Bidea podés escribirnos a askatasunarenbidea@gmail.com

PARA ACCEDER A LAS NOTAS ANTERIORES , bastará con clickear en "entradas antiguas", seleccionar un mes, y a partir de allí la nota que se desea leer.

miércoles, 10 de octubre de 2012

HISTORIAS DE CAMINANTES

GUILLERMO LARREGI, EL VASCO DE LA CARRETILLA

Hace unos días nos referíamos a Gregorio Zabala y su burro Txuti, quienes recorrieron a pie, la distancia que separa Donostia (San Sebastián) de Urbia.

Hoy vamos a retomar estas "historias de caminantes" adentrándonos en la vida de un vasco de la diáspora, oriundo de Irunea (Pamplona), más concretamente del barrio de Rochapea. 

Nos referimos a Guillermo Larregi, quien es más conocido como "el vasco de la carretilla". De él hablaremos hoy.  


Guillermo Larregi llegó a la Argentina en su juventud, instalándose en la Patagonia, para trabajar como minero. Según se sabe, antes había sido marino.


Cuentan sus contemporáneos, que del desafío que le hizo un amigo, surgió su voluntad de tomarlo y salir a recorrer el país empujando una carretilla. Su apuesta fue llegar a la ciudad de Buenos Aires. Es así que arribó a la misma once meses más tarde, un 25 de mayo del año 1936. En su recorrido pasó por varias ciudades y pueblos, en los que fue esperado, recibiendo la solidaridad y el aliento de quienes lo veían pasar. 




A su llegada a Buenos Aires, lo esperaba un gran recibimiento, que incluyó autoridades políticas nacionales y medios de comunicación. Tal era la trascendencia que había alcanzado en su recorrido.






El propio Guillermo Larregi, entrevistado por el periódico Ecos Diarios, contó sobre el inicio de su    viaje: "Nos hallábamos reunidos con varios amigos, comentando los récords deportivos, yo les decía que no siempre el ruido que se hace en torno a una prueba deportiva guarda relación con el esfuerzo". 

Narró también del siguiente modo, el momento crucial en que hizo su apuesta, diciendo: "yo me animaría a cruzar toda la Patagonia a pie y a ir a Buenos Aires con una carretilla con 199 kilos de peso; si los norteamericanos son capaces de batir todos los records, ¿por qué no los podemos batir nosotros ? 

Pero este fue tan sólo el primero de una serie de recorridos al que le siguieron otros, como el que unió  en 1938 Coronel Pringles (provincia de Buenos Aires) con La Quiaca (provincia de Jujuy). Tiempo después fue desde Villa María (provincia de Córdoba) hasta Chile, yendo por Mendoza, llegando a La Paz, en Bolivia. 




Al finalizar cada viaje, regalaba la carretilla que lo había acompañado. La primera fue entregada a Enrique Udaondo, quien era por aquel entonces director del Museo Histórico de la ciudad de Luján (provincia de Buenos Aires). 


Finalmente recaló en la provincia de Misiones, más concretamente en Puerto Iguazú, donde se quedaría a vivir y por años fue visitado por las personas que se acercaban con ánimo de hablar y escuchar de él la riquísima experiencia que había recabado en andanzas por lugares tan disímiles como enriquecedores. Fue también en la provincia de Misiones donde murió en la década del 60, a los 80 años de edad. 


Su propia vida, unida a los caminos, fue reflejada en su época por los periódicos de los lugares por donde pasaba y algunos otro de alcance nacional. Ya en tiempos más cercanos su vida fue motivo de libros, una película, la imposición de su nombre al centro vasco de la ciudad bonaerense de Chacabuco, una plaza  de Puerto Iguazú, entre otros. 


Con la compañía de una carretilla de caja de madera y rueda de hierro, se aventuró a recorrer un país, sin duda llevado por ese espíritu que ha caracterizado al pueblo vasco y, como diría el padre Lhande en su libro   " La emigración vasca", llevado por esa "inquietud atávica" que le es tan propia.


Hay una frase Guillermo Larregi, que es probablemente la que mejor resume su propia vida y filosofía: "nadie me va a quitar la dicha de ser dueño de mi propio destino". 



Propuestas para leer y ver ...


- Propuestas de lectura sobre "el vasco de la carretilla"







  • Urrutia, Txema. El vasco de la carretilla. Editorial Txalaparta (www.txalaparta.com)



- Propuestas para ver
  • Resulta muy interesante de ver, la película "Gora Vasco !", un film de José Roberto Arizmendi . Quienes deseen contactar con la producción pueden escribir a  la dirección fundasurargentina@yahoo.es . Si en cambio  se desea contactar con su director bastará con escribir a  arizmendih@yahoo.com.ar  

  • En   http://vascodelacarretilla.blogspot.com  podrán conocerse más detalles sobre la filmación y la película.

  • Para ver un pequeño adelanto de "Gora Vasco!" puede entrarse a : http://www.youtube.com/watch?v=_yxqLjUn7f0

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada