Elegimos el nombre ASKATASUNAREN BIDEA por ser el de la libertad un valor fundamental para el pueblo vasco, que compartimos plenamente. Valor fundado en el respeto, la solidaridad, el diálogo y el compromiso surgido del amor hacia el pueblo del que nos reconocemos parte.

San Miguel, provincia de Buenos Aires, República Argentina.

Para comunicarte con Askatasunaren Bidea podés escribirnos a askatasunarenbidea@gmail.com

PARA ACCEDER A LAS NOTAS ANTERIORES , bastará con clickear en "entradas antiguas", seleccionar un mes, y a partir de allí la nota que se desea leer.

domingo, 30 de junio de 2013

LA BATALLA DE NOAIN

EL 30 de junio de 1521 aconteció la batalla entre las tropas castellanas y las de Navarra en las campas de Eskiroz y Noain.

Nueve años antes, el duque de Alba había invadido el reino de Navarr y había rendido su capital, Iruñea. Desde entonces, los esfuerzos por recuperar la independencia se habían sucedido, uno tras otro, y habían fracasado. La guerra se prolongaba. Aquel año de 1521, la Rebelión de los Comuneros en Castilla obligó al ocupante a retirar sus fuerzas y dirigirlas contra la revuelta, con lo que se debilitó el control español sobre el reino. Los navarros aprovecharon la ocasión para intentar una nueva ofensiva. A las órdenes del general Asparrós, una fuerza compuesta de navarros, gascones y franceses aliados, liberó Donibane Garazi y atravesó los Pirineos. A la vez, las poblaciones ocupadas se rebelaron y expulsaron a los españoles, como ocurrió en Lizarra. En Pamplona, los propios sublevados hirieron a Ignacio de Loyola en el ataque al castillo donde estaba acuartelado.

Aplastada la rebelión de los Comuneros, los castellanos vuelven a Navarra con 30.000 soldados: 7.000 del Condestable de Castilla, 5.000 de Vizcaya, Álava y Guipúzcoa, 4.000 del Conde de Lerín (los navarros de la facción beamontesa), más de mil aportan cada una de las principales ciudades (Segovia, Valladolid, Palencia, Burgos, Salamanca y Toro) y la mitad Medina del Campo y Ávila. Reclutados a la fuerza también participaron muchos de los vencidos en la Revuelta de los Comuneros.

La batalla decisiva se produjo el 30 de junio de 1521 en Noáin, en la explanada de Salinas. Fue la única batalla campal de la contienda donde murieron más de 5.000 soldados navarros, tras una larga y sangrienta pelea. Asparrós no esperó los refuerzos de 8.000 hombres, lo que hubiera podido tal vez impedir la derrota de los navarros. El propio Asparrós fue hecho prisionero que más tarde fue liberado por el Emperador tras pagar un rescate.

Después de la derrota de Noain, la lucha por liberar el territorio navarro se prolongó durante varios años, con episodios célebres como la toma del castillo de Amaiur o la batalla de Hondarribia. Amaiur es el símbolo por excelencia de la resistencia épica de Navarra frente a un invasor abrumadoramente superior. En Hondarribia, los navarros se atrincheraron tras las murallas y dos años y medio de asedio dan fe de su voluntad de combatir, pese a lo cual la pérdida de esta batalla supuso el fin del reino independiente de Navarra.

Noain es uno de los principales escenarios de nuestra historia, el lugar en el que la decisión de la población navarra por mantener su independencia fue aniquilada. Navarra era la heredera de la antigua Vasconia, el territorio en que se mantuvo un poder soberano y unas instituciones políticas asentadas, y llegó a la Edad Moderna como un Estado europeo homologado, con una población y una cultura propias.


En Salinas de Pamplona, en una amplia llanura se encuentra un monumento en recuerdo de esta batalla, realizado por Joxe Ulibarrena en 1996. En este lugar, los partidarios de recobrar la soberanía de Navarra se reúnen todos los años en el último domingo de junio.

Entrando en estos enlaces, podrán ver dos videos del último encuentro en el monumento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada