Elegimos el nombre ASKATASUNAREN BIDEA por ser el de la libertad un valor fundamental para el pueblo vasco, que compartimos plenamente. Valor fundado en el respeto, la solidaridad, el diálogo y el compromiso surgido del amor hacia el pueblo del que nos reconocemos parte.

San Miguel, provincia de Buenos Aires, República Argentina.

Para comunicarte con Askatasunaren Bidea podés escribirnos a askatasunarenbidea@gmail.com

PARA ACCEDER A LAS NOTAS ANTERIORES , bastará con clickear en "entradas antiguas", seleccionar un mes, y a partir de allí la nota que se desea leer.

lunes, 29 de julio de 2013

LA HISTORIA DE SAN MIGUEL Y BELLA VISTA.

Adolfo Sourdeaux, su fundador.

Juan de Garay tras fundar a Buenos Aires, repartió entre los expedicionarios, solares en la ciudad, chacras en sus alrededores y suerte de estancias con cabeceras en las márgenes de los ríos. Igual procedimiento adoptaron las autoridades que lo sucedieron en el gobierno inmediato. 

En uno de esos pequeños territorios de Argentina, un día se dispersó el ganado, se cultivó la tierra y se la hizo producir, se radicaron familias pastoras, se agruparon en núcleos comunitarios, los que determinaron la fundación de pueblos y dieron origen a un gran municipio.


Así nació el partido bonaerense de General Sarmiento, a la vera de un riacho que se designó en la época colonial con el nombre de "Conxa", luego "De las Conchas" y hoy "De la Reconquista". 

En 1832 se concedieron cinco estancias sobre el río De las Conchas. De estas cinco estancias originarias, la que nos interesa es la del medio. En ella se producirá la subdivisión y población del área, que culminará el 18 de octubre1889, con la creación del partido de General Sarmiento. Dentro de esa área se van a fundar los pueblos de "San Miguel" y "Bella Vista”. 

Con la adquisición de la estancia por Fortunato Poucel, se Inicia su colonización, merced a la iniciativa e Influencia del ingeniero agrimensor (también geólogo) Adolfo Sourdeaux. 

La figura de Sourdeaux cobra relieve en el año 1845 cuando arriba a las playas del Río de la Plata en cumplimiento de una misión oficial encomendada por el gobierno francés. De profesión marino, ostentaba el grado de Capitán de Infantería y era ayudante de campo del Inspector de Infantería de la Marina Francesa. Era entonces un joven de 26 años. Además se había graduado en la Universidad de Paris, de ingeniero agrimensor y geólogo. 

Por razones políticas Sourdeaux resolvió hacer renuncia de su grado militar y no regresar a su patria, estableciendo su residencia definitiva en la Argentina. Ofreció sus servicios de agrimensor y geólogo al Gobierno. De esta manera realizó el trazado de las que son hoy importantes ciudades: San Isidro, Las Flores, Luján, Morón, Azul, Moreno y varias otras. Confeccionó un Importante plano de la ciudad de Buenos Aires, que causó la admiración por la perfección y minuciosidad de sus detalles. 

También proyectó e hizo construir bajo su dirección y costeó de su peculio particular, en la plaza de Lorea, en Buenos Aires y en Barracas al Sur (hoy Avellaneda), los primeros pozos artesianos, para dotar de agua potable a la ciudad, y trazó y construyó un enorme parque en el establecimiento "San Juan" de su amigo Leonardo Pereyra, que aún hoy es admirado por su belleza. Se encuentra en las cercanías de la ciudad de La Plata, al cuidado del Gobierno de la provincia de Buenos Aires. Sourdeaux sostenía que había que rodear a Buenos Aires de grandes bosques y parques, por razones ambientales. 

Pero la obra de mayor relevancia, como agrimensor y notable esteta, la desarrolló en esta zona, fundando y dando impulso a los dos pueblos que dieron origen al partido de General Sarmiento: San Miguel y Bella Vista. 

En 1850, invitado por su amigo y connacional Fortunato Poucel, establece su residencia definitiva en la estancia que éste posee junto al río De las Conchas. Sourdeaux propone a su amigo un plan para colonizar esas tierras, subdividir toda el área, transformándola en zona agrícola y conformando dentro de ella dos centros urbanos: uno serviría de pueblo y cabecera y el otro sería lugar de residencia veraniega de las familias de la colectividad francesa que habitaban en la ciudad de Buenos Aires. 

Sordeaux consecuente con sus propósitos de poblar estas tierras, procedió a subdividirías y en 1857 se iniciaron las ventas de grandes fracciones, generalmente a personas de origen francés. La primera venta de cuatro manzanas, se efectuó el 17 de julio de 1857 a doña Desideria Goulú de Vigner. 

El primer nativo que adquirió tierras en el lugar, fue Salvador Posse, soldado del ejército de Juan Manuel de Rosas, quien se radicó en estos sitios poco después de la batalla de Caseros. 

Ya resuelto a fundar los pueblos, el 18 de mayo de 1864, Sordeaux trazó el primer plano de la villa que bautizó con el nombre de "San José del Pilar". Poco después el fundador trocó esta denominación por la de "San Miguel", al dejar de depender esta zona del partido de Pilar. Simultáneamente, en la zona que residía, trazó el pueblo de las quintas de veraneo, que denominó "Bella Vista" aludiendo a la belleza del lugar. En los alrededores se extenderían chacras, sementeras, campos de pastoreo y más adelante, los tambos. 

Muy pronto la estancia primitiva se fue poblando de familias de agricultores que fueron transformando el lugar. 

Con tal motivo Sordeaux organizaba excursiones y reuniones campestres en su quinta "El Retiro" de Bella Vista, a las que asistía la colectividad francesa. Familias de esa nacionalidad, adquirieron luego tierras en Bella Vista. 

Sourdeaux, al realizar el trazado catastral de ambas localidades, demarcó para "San Miguel" manzanas de menor tamaño. Destinado a ser cabecera más urbanizado. Para "Bella Vista" estructuró manzanas de mayor amplitud. Consideró que sería un pueblo de veraneo, integrado totalmente por grandes quintas de descanso. De esta forma la estancia primitiva se fue poblando aceleradamente. 

Vinculado por amistad a la mayoría de los hombres que iban a construir los ferrocarriles en el país, proyectó el paso del ferrocarril, el "Gran Trasandino", luego llamado "Buenos Aires al Pacífico" y hoy "General San Martín. 

Sourdeaux, ideó a la vera del río De las Conchas, un hermoso parque con grandes arboledas y jardines y una avenida muy ancha que partiendo de la orilla del río, se extendía por la actual avenida Francia y llegaba a San Miguel hasta donde se encuentra hoy el hospital municipal. La denominó Avenida del Rosario y con los años desapareció por haber sido entregada a las empresas que construyeron los actuales ferrocarriles, para el tendido de sus líneas. 

La obra de Sourdeaux no tuvo pausa y en 1868 inició gestiones ante las autoridades provinciales y municipales de Moreno, para dotar a San Miguel de una escuela primaria de varones y otra de niñas. También inició gestiones para que se instalara otra escuela en Bella Vista. 

La vida del Ingeniero Adolfo Sourdeaux, había sido sumamente modesta y sus recursos económicos fueron generosamente ofrendados a las obras de bien comunitario.






Los vecinos, presididos por don Leonardo Pereyra, reconocieron su labor y sacrificio y lo miraron con respeto. Como testimonio de gratitud, en el año 1876 le obsequiaron en un acto público, una artística fuente de hierro con caída de agua, que el fundador conservó en su residencia de Bella Vista. Hoy se halla emplazada en uno de los canteros de la avenida Francia esquina Sourdeaux, donde una placa atestigua el valor histórico de la misma. 

Adolfo Sourdeaux, falleció el 8 de julio de 1883. Sus amigos tuvieron que costear los gastos del entierro y sus restos fueron sepultados en el cementerio del pueblo de Morón. Tenía entonces 64 años de edad y 38 años de residencia en la República Argentina. 

Años más tarde se dispuso que los restos del fundador y benefactor, fueran traídos al Municipio por una comisión de honor que presidió el señor Juan Luis Hilario Artigue, previa ordenanza dictada por el H. Concejo Deliberante. La misión fue cumplida y el ataúd depositado frente al altar mayor de la Iglesia Parroquial de San Miguel, donde fueron velados durante tres días, recibiendo el homenaje público a que se había hecho acreedor. 

En una ceremonia de gran relevancia realizada el día 23 de mayo de 1897, recibieron descanso definitivo en el atrio del Cementerio de San Miguel, que se designó "Sepultura N°1. Una lápida de mármol blanco atestigua la permanencia de sus restos.


1 comentario:

  1. Me gustaría saber que opinan sobre la formación de un museo en el que se exponga todo lo referente al ing. Sourdeaux , recolectar datos históricos objetos personales fotografías, en fin todo el material posible , para que la gente , los vecinos , el publico en general pueda visitar y enterarse de la historia del lugar donde vivimos.Y porque no , que esto forme parte de un circuito turístico cultural donde se resalten los valores locales.

    ResponderEliminar