Elegimos el nombre ASKATASUNAREN BIDEA por ser el de la libertad un valor fundamental para el pueblo vasco, que compartimos plenamente. Valor fundado en el respeto, la solidaridad, el diálogo y el compromiso surgido del amor hacia el pueblo del que nos reconocemos parte.

San Miguel, provincia de Buenos Aires, República Argentina.

Para comunicarte con Askatasunaren Bidea podés escribirnos a askatasunarenbidea@gmail.com

PARA ACCEDER A LAS NOTAS ANTERIORES , bastará con clickear en "entradas antiguas", seleccionar un mes, y a partir de allí la nota que se desea leer.

martes, 30 de julio de 2013

IÑAKI DEUNA - SAN IGNACIO DE LOIOLA


“Iñigo”


Es una variante vasca de Eneko y por él lo conocieron y trataron gran parte de su vida; él mismo, por decisión personal, lo cambió por el de Ignacio cuando se graduó de Magister.

Siendo el menor de ocho hijos, su destino estaba claro: ser hombre de armas o dedicarse a Dios. Durante once años aprende lo que un gentilhombre debe saber, el dominio de las armas. En la biblioteca de Arévalo dio alas a su afición por la lectura y, en cuanto a la escritura, se le consideró “un muy buen escribano”. Él mismo se califica en esos tiempos como “dado a las vanidades del mundo y principalmente se deleitaba en ejercicio de armas con un grande y vano deseo de ganar honra”.



Sirviendo al duque de Nájera, dio muestras de tener ingenio y prudencia, Esto quedó reflejado en la pacificación de la sublevación de Nájera en la Guerra de los Comuneros de Castilla (1520).




En 1521 se produce una incursión de tropas procedentes de Baja Navarra, en un intento de reconquista y expulsión del invasor castellano, que en 1512 había invadido por la fuerza lo que quedaba del reino de Navarra y en las que participaban los hermanos de Francisco Javier. Pamplona es asediada. Ignacio, lucha a favor del ejército castellano y es herido de gravedad. 


En el tiempo de convalecencia, lee los libros La vida de Cristo, del cartujo Ludolfo de Sajonia, y el Flos Sanctorum, que hacen mella en él. Bajo la influencia de esos libros, se replantea toda la vida y hace autocrítica de su vida como soldado. 

Este deseo se ve acrecentado por una visión de la Virgen con el Niño Jesús, que provoca la definitiva conversión del soldado en religioso. De allí sale con la convicción de viajar a Jerusalén con la tarea de la conversión de los no cristianos en Tierra Santa.

Se retiró inicialmente a hacer penitencia y oración en Montserrat y Manresa, donde empezó a elaborar el método ascético de los Ejercicios espirituales (1522). Luego peregrinó a los Santos Lugares de Palestina (1523). De regreso a España comenzó a estudiar (ya con 33 años y para poder afrontar mejor su proyecto de apostolado) en las universidades de Alcalá de Henares, Salamanca y París.

Las primeras actividades de Ignacio de Loyola difundiendo el método de los ejercicios espirituales le hicieron sospechoso de heterodoxia (asimilado a los “alumbrados” o a los seguidores de Erasmo): en Castilla fue procesado, se le prohibió la predicación (1524) y hubo de interrumpir sus estudios.

En París (1528-34), Ignacio consiguió reunir un grupo de seis compañeros: Francisco Javier, Pedro Fabro, Alfonso Salmerón, Diego Laínez, Nicolás de Bobadilla y Simão Rodrigues (portugués) a los que comunicó sus ideas y con los que sembró el germen de la Compañía de Jesús, haciendo juntos votos de pobreza y apostolado en la Cueva de Montmartre. Ante la imposibilidad de marchar a hacer vida religiosa en Palestina, por la guerra contra los turcos, se ofrecieron al papa Pablo III, quien les ordenó sacerdotes (1537).

En los años siguientes se dedicaron al apostolado, la enseñanza, el cuidado de enfermos y la definición de una nueva orden religiosa, la Compañía de Jesús, cuyos estatutos aprobó el papa en 1540; Ignacio de Loyola, cuyo fervor y energía inspiraban al grupo, fue elegido por unanimidad su primer general.

La Compañía se extiende por Europa y por todo el mundo y solamente está obligada a responder de sus actos ante el Papa.

En 1551 Ignacio de Loyola quiere que se le sustituya al frente de la Compañía, pero su solicitud de renuncia es rechazada. Al año siguiente muere Francisco Javier, a quien Ignacio tenía en mente para su sustitución.

La Compañía reproducía la estructura militar en la que Ignacio había sido educado, pero al servicio de la propagación de la fe católica, amenazada en Europa desde las predicaciones de Lutero; las Constituciones que Ignacio le dio en 1547-50 la configuraron como una orden moderna y pragmática, concebida racionalmente, disciplinada y ligada al papa, para el cual resultaría un instrumento de gran eficacia en la “reconquista” de la sociedad por la Iglesia en la época de la Contrarreforma católica.

Aquejado de graves problemas de salud, Ignacio muere el 31 de julio de 1556, en su celda de la sede de los Jesuitas en Roma. Alcanzó a ver, sin embargo, en sus últimos años de vida, la expansión de la Compañía por Europa y América, destacando la labor en Asia de Francisco Javier.

Fue canonizado en 1622 por Clemente XV.
Es santo patrono de los territorios vascos de Bizkaia y Gipuzkoa.

El colegio Máximo de San José

Los jesuitas se instalan el 21 de junio de 1931 en San Miguel, Provincia de Buenos Aires y adquieren un predio que actualmente tiene alrededor de 36 has. y construyen en él instalaciones para vivienda y estudio de sus propios estudiantes del Cono Sur.

De acuerdo con su terminología interna llaman al conjunto del emprendimiento COLEGIO MÁXIMO DE “SAN JOSE”. En ese momento la denominación de “máximo” -de origen latino- expresaba el carácter último de los estudios que allí se habrían de realizar; en efecto, en la formación del jesuita, el estudio de la Filosofía y, particularmente, el de la Teología representan su culminación.

A tal efecto, en el año 1932, la Compañía de Jesús crea en el ámbito del Colegio Máximo las Facultades de Filosofía y Teología con la aprobación de la Santa Sede que las habilita para otorgar títulos de valor eclesiástico que van desde el Bachillerato en Filosofía o Teología hasta la Licenciatura y Doctorado en las mismas disciplinas.

Con la finalidad de adecuar la existencia de este emprendimiento a la normativa civil es constituida durante el año 1949 la Asociación Civil Facultades Loyola con personería jurídica concedida por Decreto del Poder Ejecutivo Nacional.

A partir de esa fecha, la Asociación Civil Facultades Loyola pasa a ser la propietaria legal de las Facultades de Filosofía y Teología, como así también, aunque más posteriormente, del Colegio Parroquial del Patriarca San José (Nivel Inicial, E.P.B, E.S.B y Nivel Polimodal) y, recientemente, del Instituto –o Centro- Loyola de Espiritualidad y Cultura.

Para completar esta reseña evolutiva digamos que la Facultad de Filosofía en 1967, y la de Teología en 1968, se integran en la Universidad del Salvador, adquiriendo, los títulos que otorgan, valor civil.
El último y más reciente emprendimiento de este proceso -como queda señalado- fue el Instituto o Centro Loyola de Espiritualidad y Cultura.

El Papa Francisco

Fue docente en el Colegio Inmaculada Concepción de Santa Fe y también en la Universidad del Salvador.

Ingresó en la Compañía de Jesús el 11 de marzo de 1956. Hizo el noviciado en Córdoba y sus primeros votos el 12 de marzo de 1960, en el Colegio de Córdoba. Estudió Humanidades en Padre Hurtado, Chile, 1960. Estudió Filosofía en el Colegio Máximo de San Miguel, entre 1961-63. Hizo el Magisterio en el Colegio de Santa Fe, entre 1964 y 1965 y en el Colegio del Salvador, en 1966. Estudió Teología en el Colegio Máximo de San Miguel, de 1967 a 1970. Fue Ordenado Sacerdote el 13 de diciembre de 1969 en el Colegio Máximo. Hizo la Tercera Aprobación en España, entre 1970 y 1971. Obtuvo la Licencia en Filosofía y en Teología.

Fue Vicerrector y Maestro de Novicios.
Profesor de Teología en el Colegio Máximo.
Consultor de Provincia.
Rector del Colegio Máximo.
Enseñó en la Facultad de Teología.
Fue Asesor Nacional de CVX.
Fue miembro de Redacción del “Boletín de Espiritualidad”
Confesor en la Residencia Mayor de Córdoba.
El 27-06-1992 Ordenado Obispo Auxiliar de Buenos Aires.
En 1997 nombrado Arzobispo de Buenos Aires.
Creado Cardenal el 21-02-2001
El 13 de marzo de 2013, el cardenal Bergoglio fue elegido sucesor de Benedicto XVI a las 19:06 del segundo día del cónclave, en la quinta ronda de votaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada