Elegimos el nombre ASKATASUNAREN BIDEA por ser el de la libertad un valor fundamental para el pueblo vasco, que compartimos plenamente. Valor fundado en el respeto, la solidaridad, el diálogo y el compromiso surgido del amor hacia el pueblo del que nos reconocemos parte.

San Miguel, provincia de Buenos Aires, República Argentina.

Para comunicarte con Askatasunaren Bidea podés escribirnos a askatasunarenbidea@gmail.com

PARA ACCEDER A LAS NOTAS ANTERIORES , bastará con clickear en "entradas antiguas", seleccionar un mes, y a partir de allí la nota que se desea leer.

martes, 20 de noviembre de 2012

CAMINOS DE EUSKAL HERRIA


EL CAMINO DE SANTIAGO EN EUSKAL HERRIA





El camino de Santiago es una ruta que han recorrido miles de peregrinos, desde la Edad Media, procedentes de toda Europa, con el firme propósito de llegar a la ciudad de Santiago de Compostela, en Galizia. La finalidad última del viaje: llegar hasta donde la tradición indica que está la tumba del apóstol Santiago. 

Lo tradicional es hacer el recorrido a pie, si bien en la actualidad hay quienes lo hacen en bicicleta.

Para interiorizarnos sobre el mismo, a su paso por Euskal Herria, les proponemos conocer los distintos itinerarios, extraídos en este caso, del artículo "El camino de Santiago en Euskal Herria. Fugaz retrato visual" , publicado en Euskonews. El mismo fue escrito por Emilio Xabier Dueñas, autor a su vez de las fotografías que lo ilustran


ITINERARIO OFICIAL

Las grandes rutas jacobeas que llegan desde Francia y entran por el norte del país, confluyen en la villa bajonavarra de Donapaleu, y concretamente en el Bº Gibraltar, donde podemos distinguir el lugar por una estela colocada en plena carretera local. La importancia de esta localidad queda demostrada en su curioso“Nafarroa Beherea eta Santiago bideko Museoa”. Si continuamos por este cruce de caminos llegamos a Haranbeltz, con su capilla de S. Nicolás, en cuyo interior podemos observar pinturas y la talla de Santiago.

Mapa del Camino de Santigo en Euskal Herria


Nos encontramos en el “Camino Francés”, jalonado por iglesias y pueblos como Izura, donde los peregrinos aprovechaban para alojarse y ermitas, como la de S. Juan de Aphat del siglo XII. Desde aquí llegamos a  Donibane-Garazi/St-Jean-Pied-de-Port. Capital del territorio, con su ciudadela y Portal de Santiago, nos ofrece sus escarpadas calles, el mercado de los lunes y, antaño, Kabalkadak en Carnavales.

Argazkia
Donibane Garazi. Vista nocturna de la localidad.

Ya en territorio propiamente alto-navarro, se encuentra Luzaide, con una celebración, la del Domingo de Pascua, que llena de colorido este silencioso y apartado lugar. Son los Bolantak ataviados con largas cintas que penden de las camisas, conmemorando su fiesta anual.

A continuación, atravesamos este estrecho valle para, por el puerto de Ibañeta, alcanzar Orreaga. La colegiata forma un interesante conjunto arquitectónico. Hospedería, hospital y centro de culto en su tiempo en el que se puede admirar el sepulcro de Sancho VII el Fuerte, de gran estatura, y una vidriera conmemorando la Batalla de las Navas de Tolosa en la Sala Capitular. El Museo de Arte Religioso, la capilla de Santiago y la iglesia de Sancti Spiritus componen el resto de joyas históricas.

El paso por los centros de los pueblos alineados de Auritz y Aurizberri, los altos de Mezkiritz y Erro y el antiguo hospital-ermita de Arre, nos conducen hasta la ciudad de Iruñea. La capital de Nafarroa concentra su mayor actividad alrededor de las archifamosas fiestas de S. Fermín. Días de ingente cantidad de turistas, diversión a tope e innumerables actos festivos, que en absoluto coinciden con el ambiente apacible que se respira el resto del año. Como monumentos más significativos: en la Parte Vieja, las iglesias de S. Cernín, S. Nicolás y S. Saturnino, la catedral, la antigua “Rua de los Peregrinos” y el ayuntamiento; las murallas; la Ciudadela; el Parque de la Taconera; la Cámara de Comptos, el Museo de Navarra; puentes y cruceros a lo largo del río Arga...

Argazkia
Lizarra. Claustro de San Pedro de la Rua.

Subimos el puerto del Perdón encumbrado por los molinos del Campo Eólico, para llegar a Gares / Puente la Reina. Cruce de caminos, pues en este punto se une al que procede de Iesa, determinado físicamente por el monumento al peregrino. La iglesia de Santiago con su pórtico y la imagen de Santiago Beltzaen su interior, la iglesia del Crucifijo y el puente romano de origen medieval, conforman los pilares básicos de visita a esta encantadora localidad. Únicamente hecha sombra por la vecina Lizarra/ Estella: con su Palacio de los Reyes, Puente de la Cárcel, iglesias de Santa María, S. Pedro de la Rua, Santo Sepulcro, o la de San Miguel. Románico en abundancia.

Argazkia
Zirauki. Puerta de entrada a la villa.

Para finalizar este último tramo del recorrido y antes de entrar en territorio riojano, pasamos por Zirauki, Los Arcos, Torres del Río y Biana, donde el silencio de sus estrechas calles y la suntuosidad de sus edificios civiles y religiosos nos sumergen en épocas doradas, bañadas de bellas leyendas.


Del otro camino, más arriba mencionado procedente de Jaca, se entra por Iesa y su embalse con aguas termales. En el mismo, podemos visitar: el Monasterio de Leire, con su cripta del siglo X; el castillo de Xabier; de Zangotza / Sangüesa, la iglesia parroquial de Santa María y los especiales detalles escultóricos de su portada; las ruinas romanas de Liédena; la foz de Irunberri/Lumbier; los cruceros a lo largo del camino como el de Elo/Monreal; y, antes de unirse con Gares, podemos admirar el singula templo de Santa María de Eunate, rodeado por un recinto arqueado. 


CAMINOS QUE MIRAN AL MAR: “EL CAMINO DEL NORTE”

Una de las vías más utilizadas por los peregrinos, y al parecer de las más antiguas, es la que, pasando por Baiona, recorría la costa de Lapurdi. Playas y pueblos de esta zona se transforman en un hervidero de gente llegada de otros lugares de Francia durante los meses estivales: Miarritze, Bidarte, Ghetari  Donibane-Lohitzune y Hendaia; encanto natural donde se puede oir el choque de las olas contra los acantilados.


Argazkia
Miarritze / Biarritz. Panorámica desde Roche de la Vierge.

Al otro lado del río Bidasoa, nos espera la ciudad de Hondarribia. El Castillo de Carlos V, el Barrio de Pescadores y el “alarde” del 8 de septiembre, evocan un pasado trascendental y bélico.

Argazkia
Deba. Botes atracados en la desembocadura.

El camino, como en muchas ocasiones, entrecortado por carreteras y otras vías de comunicación, sube hasta el Santuario de la Virgen de Guadalupe, en el monte Jaizkibel, y desciende a los pequeños pueblos pesqueros de Pasai Donibane y Pasai San Pedro para alcanzar Donostia. La hermosa bahía escoltada por los montes Urgull e Igeldo, la Catedral del Buen Pastor, la Parte Zaharra, el Museo de S. Telmo, el renovado Aquarium, y las fiestas de S. Sebastián a golpe de tambor, sin olvidar los componentes gastronómicos, incitan a acercarnos a esta bella ciudad.


Argazkia
Barrio Arta. Caserío con motivos jacobeos. Markina-Xemein.

A lo largo de toda la costa los pueblos marineros se suceden: Orio, Zarautz, Getaria, Zumaia, Deba ...  Y, al introducirnos en territorio vizcaíno se pierde de vista el mar Cantábrico, penetrando en Markina-Xemein. Esta localidad, mezcla de villa y anteiglesia, cuenta dentro de sus límites con casas-torre, herencia de luchas banderizas, y la iglesia de S. Miguel de Arretxinaga, en cuyo interior se halla un enorme megalito rodeando la imagen del santo. Es el 29 de septiembre, día principal de la fiesta cuando, delante del antiguo ayuntamiento, se ejecutan la Ezpata Dantza y la Soka Dantza. Ya en Bolibar, hoy en día otro distrito de Markina-Xemein, su museo y calzada, acondicionada en algunos tramos, conduce a la Colegiata de Ziortza.


Ziortza. Calzada medieval a la Colegiata.Munitibar. Talla de Santiago.
   
A través de Munitibar y dejando a un lado el monte Oiz, se alcanza la villa foral de Gernika-Lumo: símbolo, predicado continuamente, de las libertades vascas con su mítico roble, la Casa de Juntas, el Museo de Euskal Herria, el Parque de los Pueblos de Europa, mercados agrícolas como el del último lunes de octubre y el centro de la Reserva de la Biosfera: Urdaibai.
Morga, Larrabetzu ... y Bilbo/Bilbao, la villa fundada por D. Diego López de Haro cumplió su 700 aniversario en el año 2000. El notable cambio que ha experimentado la villa, es constatable en las atracciones que ofrece al visitante: “Guggenheim Bilbao Museoa”, “Euskalduna Jauregia”, Museo Marítimo de la Ría, tranvía turístico etc. Aunque no por ello debemos olvidar ese otro pasado cercano de la villa, conocida por su laboriosidad mercantil y comercio exterior, destacando el nacimiento de bancos y los edificios más antiguos: la Catedral de Santiago, la iglesia de S. Nicolás, “las siete calles” o Casco Viejo, la Basílica de Begoña, el teatro Arriaga, la iglesia y puente de S. Antón, el Palacio Foral; todo ello en torno a la ría Ibaizabal-Nerbioi.

Argazkia
Balmaseda. Puente Viejo.

El camino en Bilbo se bifurca en dos. Uno recorre los pueblos de la margen izquierda de la ría y fronterizos con Cantabria: Barakaldo, Sestao, Portugalete y Muskiz. El otro, hacia Burgos, muestra al viajero el Puente del Diablo en Kastrexana, la Torre de Salcedo en La Quadra, la belleza del pórtico de la iglesia Santa María de Gueñes y el puente medieval, en otro tiempo aduanero, de Balaseda.


OTRAS RUTAS

Argazkia
Ospitale-Pia. Antiguo hospital de peregrinos.

El paso por el Pirineo se caracteriza por la belleza paisajística de sus montes, pequeños pueblos diseminados y rituales mantenidos durante generaciones: en Zuberoa, los peregrinos podían pernoctar y aliviarse de sus heridas en los hospitales de Ospitale-Pia, Urdiñarbe y Larraine, cruzando el cercano monte Orhi, antes de acceder a Otsagi para, de esta forma, atravesar el valle de Zaraitzu y confluir en Irunberri con la vía que procede de Iesa.


Argazkia
Otsagi. Iglesia parroquial.

O, desde Baiona, cruzando Lapurdi de un lado a otro, atravesando la cordillera por Dantzarinea y Urdazubi y penetrando en el hermoso valle de Baztan recorrer Amaiur, Erratzu, Arizkun o Irurita. La capitalidad del mismo la refrenda Elizondo, situado cerca del enclave del  Señorío de Bertiz. Parque naturalístico por excelencia, con diversas variedades arbóreas y bosque que culmina en el Palacio de Haizkolegi. El último tramo atraviesa el puerto de Belate y los pueblos de Lantz, Olague y Ostiz, antes de conectar con el camino procedente de Donapaleu.

Erratzu. Cascada de Gorostapolo.Irurita. Juego de Laxoa en la plaza.

 El último trayecto que tratamos, denominado “Camino del interior”, es el que partía de Hendaia. Ya en Irun, la iglesia de la virgen negra del Juncal, la ermita de Ama Xantalen, los asentamientos romanos y su alarde de S. Marcial, incluida polémica de la presencia femenina en el mismo, son algunos de los alicientes de esta villa, integrada en una zona industrial y populosa de interesantes acontecimientos y atractivos monumentos: construcciones prehistóricas de Oiartzun; las sidrerías, las fiestas de S. Juan y Carnavales de Hernani, Andoain y Tolosa; el mercado de Ordizia, con orígenes en el siglo XVI; la villa medieval de Segura y Zegama. Para el caminante y montañero/a es bien conocido el Parque Natural de Aitzgorri. Su ascensión hasta el túnel de San Adrián, por la antigua calzada y vía de comunicación entre Castilla y Francia, conecta con Zalduondo, ya en Araba, donde podemos admirar el Palacio de Lazarraga y asistir a sus singulares Carnavales.


Tolosa. Tingladillos y monte Uzturre al fondo.San Adrián. Desde el interior del túnel.

El terreno se hace llano y sus pueblos, perfectamente conservados, hacen gala de rústicos empedrados: Agurain, Dulantzi, Alaitza o Elburgo, entre otros. El Santuario de Estibalitz nos avisa de la cercana Gasteiz. Ciudad que ha modificado sustancialmente su imagen durante los últimos años, manteniendo no obstante ciertas características del pasado: las iglesias de S. Pedro o S. Miguel, las Catedrales Nueva y Vieja, la Casa del Cordón, el Museo Arqueológico, el Palacio de Ajuria Enea, la Plaza de la Virgen Blanca, o la Torre de Doña Otxanda.

Agurain. Alrededores de la localidad.Alaitza. Pinturas en el interior de la iglesia.

La salida por Armentia, con su templo de S. Prudencio, enlaza con Gometxa, Zubilana, Argantzun, Armiñon, Estabelu, Zanbrana y, antes de entrar en La Rioja por las Conchas de Haro, con Salinillas de Buradón. Pueblo fortificado, estratégico y objeto de disputa entre las Coronas de Nafarroa y Castilla.


PATRIMONIO E IDENTIDAD

Argazkia
Santa Grazi. Cementerio rodeando la iglesia.

Existían muchos otros recorridos, variantes y enlaces menores que servían para cubrir todos aquellos lugares donde, de una u otra manera, era necesaria una comunicación entre pueblos y comunidades. No sólo por la validez del "Camino de Santiago“ en sí mismo sino, a veces, fruto del comercio o del intercambio mercantil: desde Ustaritze a Donibane Garazi; desde Lizarra a Valdegobía; desde Maule a Donibane Garazi o hacia Izaba por Santa Grazi; o desde Irunea a Gasteiz pasando por Altsasu y Agurain.


En origen, al parecer, cualquier camino conducía, y así extraoficialmente se conoce en la actualidad, a Santiago de Compostela. Lugar donde se halla la catedral y en su interior la tumba del citado apóstol. Con el paso del tiempo, ciertos itinerarios han ido tomando carta de naturaleza y, según cuentan los viajeros de entonces, unos caminos fueron perdiendo vigencia en favor de otros.

No es únicamente el sentido y el testimonio religiosos, a nivel cristiano, los que ampara el gran valor del “Camino”. La historia, la arquitectura, el paisaje, la naturaleza, las tradiciones, las fiestas... las gentes... Todo el Patrimonio Cultural Material e Inmaterial que ello origina y abarca y que sirve de reclamo e intercambio entre distintas sociedades.
 Fuente: http://www.euskonews.com/0265zbk/gaia26501es.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada