Elegimos el nombre ASKATASUNAREN BIDEA por ser el de la libertad un valor fundamental para el pueblo vasco, que compartimos plenamente. Valor fundado en el respeto, la solidaridad, el diálogo y el compromiso surgido del amor hacia el pueblo del que nos reconocemos parte.

San Miguel, provincia de Buenos Aires, República Argentina.

Para comunicarte con Askatasunaren Bidea podés escribirnos a askatasunarenbidea@gmail.com

PARA ACCEDER A LAS NOTAS ANTERIORES , bastará con clickear en "entradas antiguas", seleccionar un mes, y a partir de allí la nota que se desea leer.

domingo, 23 de diciembre de 2012

TRADICIONES NAVIDEÑAS EN EUSKAL HERRIA

ALGO MÁS SOBRE LAS TRADICIONES Y COSTUMBRES NAVIDEÑAS


Olentzero de Lesaka
A continuación veremos algunas creencias y costumbres de la época de Navidad. A través de ellas se muestra la presencia e importancia que se les da en distintas poblaciones al Olentzero y al tronco de Navidad, así como la relación que este último tiene con el baserri y la vida de una familia.

Lejos está de ser una enumeración total de lo que sucede en todas las poblaciones, pero aún así nos parece interesante referirnos a al menos algunas de ellas, para comprender la trascendencia que ha tenido y tiene la festividad. 

Comenzaremos por el Olentzero para luego ver lo referido al tronco de Navidad. 

La descripción usual del Olentzero lo muestra como un carbonero manchado de carbón, de buen comer y tomar, de allí su panza y nariz roja. La tradición habla de que su origen es en Lesaka.
Muchos dicen que es un personaje precristiano que representa el solsticio de invierno y el renacimiento del sol y la naturaleza. Su relación con el tiempo pasado explicaría su quema, que se realiza en muchos sitios, que representaría el fin del tiempo viejo y el renacimiento de uno nuevo.

Su asociación con la entrega de regalos, nos remite, en cambio,  al siglo XX.   

En relación con la etimología de su  nombre hay diversas hipótesis. Lope de Isasi, ya en el siglo XVII decía que podría venir de las palabras vascas onen, “bueno” y zaro, “tiempo” o “época”, es decir de onenzaro, “tiempo de lo bueno”.


Parece indudable, pese a las diversas caracterizaciones, que Olentzero representa de alguna forma el final del año. La más común de las representaciones es la de un hombre algo grotesco que hace su aparición en Nochebuena. 

Pero veamos las características que se le asignan en distintos sitios de Euskal Herria: 
  • En Oiartzun es un carbonero que vive con su mujer. 
  • En Zarautz, que tiene ojos rojos, sanguinolentos. 
  • En Elduaien, su cara es negra, tiznada con carbón.
  • En Larraun, tiene tantos ojos como son los días del año, más uno. 
  • En Berástegi, aparece cargado de un haz de árgoma y con una hoz en la mano.
  • En Zarautz, Lizarra y Oiartzun es comilón.
  • En Elduaien, Lizarra y Berástegi, durante la Nochebuena entra por la chimenea de las casas, por lo que en el tiempo previo se limpia el conducto de la misma.
  • En Oiartzun, entra por la cocina cuando ya todos están durmiendo, mientras se consume el fuego del Olentzero, hecho con el tronco que lo caracteriza.  
  •  En Berástegi, prende fuego a su haz de árgoma y así se calienta. 
  • En otros pueblos como Oiartzun, Lesaka, Leiza, Goizueta y Arakil, se representa al Olentzero como un muñeco hecho de paja y trapos al que se lleva en andas para la cuestación de Nochebuena. 
  • En Oiartzun la costumbre llama a vestir de carbonero a un chico y se lo lleva casa por casa en lugar de hacerlo con un muñeco. Lo mismo hacían antes en Bera, Pasajes, Andoain y Elduaien. 
  • En los pueblos de Larraun se cuelga la imagen del Olentzero con su txapela y una hoz en la mano, hasta después de la Misa de Gallo. 
  • En Lesaka, Leiza y Arakil lo colocan en una ventana. 
  • En el caso de Bera y Oiartzun el Olentzero es considerado un pregonero que anuncia el nacimiento de Jesús. Es por eso que se canta al hacer la cuestación:   “Olentzero juantzaigu / mendira lanera / Intentziyuarekin / ikatz egitera / Adittu duenian / Jesus jayo dela / lasterka etorri da / parte ematera. Traducido al castellano sería: Olentzero se nos ha ido al monte a trabajar  con intención de hacer carbón. Cuando ha oído que ha nacido Jesús ha venido corriendo a dar parte”. 
  • En varias localidades alavesas se encienden fogatas por Nochevieja y queman un pellejo de vino que representa el año que se acaba, al que llevan encendido por las calles, cantando: Erre pui erre, a quemar el culo a Putierre (Amárita). 
  • Algunos de los nombres, como también los monigotes y los fuegos de Nochebuena y Nochevieja, aparecen relacionados con un trozo de madera especial que se pone a arder en Nochebuena en muchos sitios.  Subilaro parece que tiene uno de sus componentes -subil “tronco de árbol”- con clara referencia a dicho madero, entre cuyos nombres figuran: Olentzero-enbor (Oiartzun), Onontzaro-mokor (Larraun), Gabon-subil (Anzuola y Abadiano), Gabon-mukur (Bedia), Gabon-zuzi (Zegama), Gabon (Trespuentes), Porrondoko (Salvatierra), Subilaro-egur(Aezkoa), Suklaro-egur (Salazar) y Sukubela (Liginaga). 

  • Al trozo de madera se lo pone al fuego de la chimenea durante la Nochebuena. De este modo se hace en casas de Llodio, Trespuentes, Salvatierra, Bedia, Otxandiano, Arratia, Abadiano, Placencia, Anzuola, Zegama, Oiartzun, Eskiroz, Eraso, Arakil, Salazar, Liginaga, etc.
  • A su vez en lugares como Elkano y Eskiroz los trozos de madera que se ponen al fuego son tres. Uno es dedicado a Dios, otro a Santa María, mientras que el tercero se dedica a los que habitan la casa. 
  • En cambio en Eraso y en Arakil a los tres troncos se le suman otros consagrados que representan a cada uno de los integrantes de la casa, más otro para los pobres.
  • En Trespuentes el tronco de Nochebuena solía ser muy grande y se mantenía en el hogar durante todo el año.
  • En Larraun lo tenían al fuego durante el día y la noche de Nochebuena, mientras que en Llodio y Salvatierra, queda hasta Nochevieja.
  •  En Arratia, Otxandiano y Salazar, se hace lo mismo sólo que en Nochebuena. 
  •  En Olaeta encienden en el hogar un tronco de haya por Nochevieja y queman a su lado la parte que restó del que ardió el año anterior. Créese que el tronco de Gabon, por haber ardido en el hogar por Nochebuena, posee virtudes particulares. 
  • En Oiartzun preparan en su fuego la cena de esa misma noche. Lo mismo ocurre también en Anzuola y Abadiano  y, además, después de la cena todos los miembros de la familia se calientan colocados a su alrededor.
  • En Elduaien procuran hacer una gran fogata esa noche; de lo contrario, podría bajar por la chimenea Olentzaro armado con su hoz y destruir a todos. 
  • En Eskiroz colocan el tronco que fue dedicado a Dios por Nochebuena, en la puerta de la casa el día de Año Nuevo o de San Antonio Abad y hacen pasar pasar encima del mismo a todos los animales domésticos. La creencia es que si lo hacen no morirán durante el nuevo año por causas accidentales.  La misma costumbre era practicada antes en Oiartzun y en Arakil. 
  •  En Agurain, en cambio lo vuelven a colocar en la chimenea cada vez que se presenta una tormenta bajo la creencia de que de ese modo se alejará la nube peligrosa. 
  • En Otxandiano y en Arratia, en las casas donde existe un toro semental, durante la cena de Nochebuena colocan al fuego dos palos para que se quemen por un extremo. Luego los sacan  y los colocan atravesados para que entre ambos formen una cruz. Después esta es colocada en la cuadra del toro a fin de evitar que al animal le sobrevenga durante el año una enfermedad llamada maminpartidu. 
  •  En Aezkoa conservan el tronco o sus carbones para encenderlos y producir una fumigación a la que se astribuye el curar el endurecimiento de las ubres de las vacas. 
  •  En Olaeta el madero que ha ardido en el hogar por Nochevieja es llevado luego, después de la cena familiar, al establo, a fin de alejar las enfermedades del ganado. 
  •  En Amorebieta creen que si en el hogar ha ardido el tronco de Nochebuena, los habitantes de la casa y el ganado están libres de ser afectados por la  comadreja y no dejan que se apague el fuego durante esa noche para evitar así que muera algún familiar. 
  • En Bedia conservan el tronco de Nochebuena o sus carbones como bendición de la casa. 
  •   En Liginaga atribuyen al tronco de Nochebuena la capacidad de que nazcan hembras en el rebaño. 
  •  En Ibarruri la ceniza que resta del tronco quemado es llevada el día de San Esteban a las tierras de cultivo, a donde es lanzada en forma de cruz a fin de alejar a los animales dañinos.
  •  En Eraso, cuanto una persona muere le colocan a su lado el palo de su nombre, que ardió en la chimenea.  
 Fuente : http://www.bidasoaldia.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada